Acuerdo de París, un freno más de Trump para el mundo

Dra. Martha Rangel Salas, Directora del Departamento de Contabilidad y Finanzas del Tecnológico de Monterrey y Presidenta IMEF Querétaro, con colaboración de Jonathan Saldamando y Yessica Sánchez, alumnos de la carrera Licenciatura en Administración  Financiera.

Donald Trump retira a EE UU del Acuerdo de París, representando un enorme riesgo climático. A pesar de que parecía que Donald Trump no cumpliría con la mayoría de las promesas hechas debido a la gran restricción que recibe por parte del Senado, al parecer el pasado 31 de mayo las cosas no fueron así.

El actual presidente de los Estados Unidos de América decidió salirse del Acuerdo de París, mismo que dentro del marco de las Naciones Unidas establece las medidas para reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y que se aplicaría para el año 2020 al finalizar la vigencia del Protocolo de Kioto. Dicho Acuerdo es negociado por 195 países miembros entre los que se encuentra la Unión Europea, India, Rusia y Japón, fuera del Tratado está Nicaragua y Siria.

A pesar de que Estados Unidos es el segundo país con mayores emisiones de gases, justo posicionado después de la Gran Potencia China, las medidas radicales de Donald Trump están siendo tomadas y han dado la espalda a una preocupación latente de nuestros días justificándose con su finalidad de hacer “America Great Again” ha dicho que lo que busca es aumentar los empleos que se pierden por las regulaciones, sin embargo, está abierto a renegociaciones que favorezcan a EE UU.

Aunque la noticia no es del agrado de muchos, tampoco es de gran sorpresa porque en numerables ocasiones ha negado que el cambio climático sea provocado por manos del hombre. Dicha salida generará incertidumbre que probablemente debilite el desarrollo de tecnologías ambientalmente sustentables.

Uno de los riesgos tras tal decisión es el aumento de la presión de nacionalistas y populistas exigiendo a sus países el abandono inmediato del Acuerdo de París y poniendo en un mayor riesgo al planeta Tierra.

Aún no se sabe si la medida será ventajosa para Estados Unidos o no ya que se prevén represalias por parte de otros países en forma de aranceles u otras medidas que limiten las importaciones estadounidenses.

En términos positivos se espera que China y Europa logren fortalecer el Acuerdo y sigan en la lucha contra el cambio climático. Se estima que para el 2030, China e India ya no serán tan dependientes al carbón, reduciendo emisiones de carbono entre dos a tres mil millones de toneladas para este año, esto comparando la estimación de lo que se tuvo el año pasado. Climate Action Tracker centro de estudios que mide a 32 países afirma que esta reducción en dichos países, hará que las políticas de Trump no afecten en gran medida a las emisiones globales para el 2030.

Desafortunadmente para EU esta acción le resta liderago a nivel mundial especialmente con sus aliados como Europa, quienes han apoyado a EU en le pasado en acciones bélicas y en algunas otras actividades. Por otro lado da la impresión que quiere quedar bien con sus votantes sin considerar que la industria verde en EU ha generado varios empleos ahora en riesgo de estancarse.