Ambientes de aprendizaje para el desarrollo organizacional

Publicado en El Diario de Querétaro, 20 de febrero, 2016. Dr. Miguel Angel Rodríguez Olvera, profesor asociado del Departamento de Administración y Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. [email protected]

Las nuevas generaciones se enfrentan y son influenciados, desde que nacen e incluso antes, a un medio ambiente que les ofrece estímulos muy diferentes a los que enfrentaron generaciones anteriores como las de sus padres y abuelos. El desarrollo tecnológico, el estado competitivo de los ambientes social, profesional y organizacional, obliga a las organizaciones, educativas y empresariales, el pensar en ofrecer nuevos modelos de formación que permitan a los estudiantes y/o colaboradores el desarrollar habilidades o competencias para enfrentar los grandes retos que presenta el entorno actual y estar motivados a sobresalir en el mundo contemporáneo y contribuir al éxito organizacional.

Nuestra sociedad requiere individuos emprendedores que lideren y gestionen las organizaciones que el presente y futuro demandan, emprendedores que se enfoquen a la innovación y generación de valor a través de la creación de organizaciones que ofrezcan empleos y satisfagan las necesidades que la sociedad demanda. La economía necesita personas que manejen los recursos financieros, materiales, etc., de una manera ordenada y responsable encaminada a la inversión y al ahorro más que al gasto en consumo. La movilidad y la globalización requieren personas inmersas en ambientes multiculturales. El vertiginoso desarrollo tecnológico requiere dominio de bases técnicas y científicas acompañadas de creatividad e innovación, esto para responder a las nuevas y crecientes demandas de una sociedad cada vez más exigente e informada, vista en forma de mercado, usuario, público, etc.

Todo ello obliga a que las organizaciones tanto educativas como empresariales se aboquen a diseñar ambientes de enseñanza-aprendizaje en la educación, capacitación, adiestramiento y en general en la formación humana, que fomenten el conocimiento práctico de una manera creativa, innovadora y dinámica, para desarrollar en ellos las competencias requeridas para enfrentar nuevos retos educativos, profesionales, organizacionales y sociales.

Existen diversas técnicas y herramientas didácticas encaminadas a lograr el aprendizaje en ambientes más ad-hoc a las características de los estudiantes y colaboradores del presente siglo de una manera diferente a lo tradicional. Estos ambientes están orientados al desarrollo de competencias prácticas más que a la obtención de conocimientos teóricos como único objeto de aprendizaje.

A manera de ejemplo se pueden mencionar algunas de estas técnicas, tales como: Aula invertida, Ludificación (Gamification), Game-Based Learning (GBL), Técnica de casos, “Role-playing game”, “Storytelling”, etc.

Esto no es privativo de las instituciones educativas, cualquier organización ya sea pública o privada, lucrativa o no lucrativa, debe considerar la incorporación de estas técnicas a sus procesos de formación y desarrollo. Estos enfoques de aprendizaje contribuirán al desarrollo de herramientas cognitivas que contribuyan a resolver de una manera más eficaz los retos que se presentan en el ámbito educativo, organizacional y social.