Antes de desarrollar una idea de negocio, pruébala

Dulce Violeta Vera Noyola,  profesora del Departamento de Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro   [email protected]

Dentro del tema del emprendimiento existen varias iniciativas y herramientas para minimizar el riesgo de fracaso en las ideas de negocio, la tendencia se enfoca en probar con el mínimo de recursos tu idea por medio de la experimentación.

Con experimentación me refiero a probar y validar la idea antes de su desarrollo. ¿Es esto posible? Por supuesto. En 2008 Eric Ries, desarrolló la metodología “The Lean Startup”, en donde el enfoque es comprobar a través de un lanzamiento (experimento) a pequeña escala de un producto o servicio la aprobación del mercado. Otro de los pioneros en este tema fue Trevor Owens, creador de Lean Startup Machine, quien en 2010 después de observar la contribución de Eric se dio cuenta de que una vez arrancado un negocio era difícil conseguir clientes.

De acuerdo con lo anterior, la experimentación se volvió un tema muy significativo para el emprendimiento, especialmente cuando vas iniciando, ya que te permite ir de la mano con el cliente desde la concepción de la idea hasta obtener la mayor cantidad de información para el desarrollo del proyecto. Donde lo que tienes que hacer es preguntarle al cliente, pues nadie mejor que él sabe lo que necesita.

Como pueden ver, esto permite un proceso de desarrollo de idea hasta cierto punto más controlado. Lo anterior no significa que dentro del proceso de experimentación no haya errores, por el contrario, aquí es donde deben salir las fallas lo más rápido posible y no cuando tenemos el producto en el mercado.

Después de este fundamento la siguiente pregunta es ¿Cómo iniciar? Lo que se requiere es un boceto de la idea de negocio y el mercado (cliente y/o usuario) a quien va dirigido el producto, para posteriormente diseñar el experimento; la forma en como vamos a probar/validar si nuestra idea de negocio realmente cubre un dolor, oportunidad o necesidad para el cliente. Para el diseño del experimento te puedes apoyar por medio de un video, una landing page o un prototipo, es decir, cualquier herramienta que te sirva de ayuda para mostrar tu idea a tu mercado meta, pues recuerda que ellos mismos te darán la pauta para adicionar, quitar o incluso cambiar de idea antes de desarrollarla e invertir en recursos.

Emprender no es una receta de cocina, pues lo que para algunos puede resultar un éxito dentro de un sector para otros no tanto. Sin embargo, lo que si puedes hacer es minimizar ese riesgo de fracaso probando tu idea antes de iniciar operaciones.