Brexit, España y Turquía, efectos en México

Joel Angel Bravo Anduaga es profesor del Departamento de Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. [email protected] Publicado en El Financiero, el 04 de Julio de 2016.

Durante los últimos días de junio, los medios internacionales han centrado su atención en tres notas que han alterado la escena mundial. El jueves 23 de junio se celebró el referéndum en donde ganó la opción de que el Reino Unido saliera de la Unión Europea. El domingo 26, se celebraron elecciones generales en España, con el fin de que ahora sí se logre un consenso que permita formar un gobierno, situación que no se pudo concretar luego de las elecciones de diciembre del 2015. Finalmente, el martes 28 de junio, un atentado tuvo lugar en el aeropuerto Atatürk en Estambul, Turquía, con un saldo de cerca de 50 muertos y más de 200 heridos.

Los citados tres eventos tienen una incidencia directa en la región y de manera específica en el continente europeo. No obstante, vale la pena hacer una reflexión en torno a lo que podría representar para México los hechos de finales de junio. Primeramente, el denominado Brexit afectó al peso mexicano, el cual se depreció en cerca del 5%, en un clima de creciente inestabilidad global, política y financiera. Igualmente, el gobierno británico tendrá que repensar su relación con el resto del mundo y en este escenario habrá que esperar los cambios que sufrirán las relaciones bilaterales México-Reino Unido, dentro de los cuales se puede anticipar una disminución en las inversiones de ese país europeo en nuestro territorio.

Por su parte, las elecciones en España no lograron esclarecer el espectro político para garantizar acuerdos y así lograr la formación de un nuevo gobierno. La inestabilidad política podría verse reflejada en el ámbito económico, en el caso de que no se llegue pronto a un pacto gubernamental. Es necesario recordar que España tiene importantes vínculos empresariales y financieros con México, los cuales hasta el momento no se han visto afectados por la incertidumbre política. Empero, la posible profundización de enfrentamientos entre la clase política española podría afectar, incluso de manera positiva, el flujo de inversiones en nuestro país, los cuales buscarían refugio ante la falta de definición del gobierno en Madrid.

Por último, los muy lamentables hechos en Turquía tendrían un efecto favorable para la economía mexicana y de manera específica en el turismo. Los atentados en Estambul han sido un muy fuerte golpe a la industria turística turca, como lo fue en su momento con Túnez. México, a pesar de todos sus problemas, ofrecerá un destino seguro a los turistas europeos, a precios competitivos y con una excelente infraestructura. Ojalá y nuestras autoridades sepan navegar en las aguas turbulentas del escenario mundial y estar preparados para un oleaje todavía más fuerte.