Calidad sin ética – los retos para las nuevas generaciones

Dr. Miguel Rocha Romero, director de la Maestría en Sistemas de Calidad y Productividad del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro        [email protected]

Como profesor universitario, el contacto con los jóvenes es frecuente y en ocasiones bastante cercano. Los profesores vemos estas nuevas generaciones, también conocidas como Generación Y o Millenials, pasar por nuestras clases, formarse y salir de la escuela para agregarse a la vida productiva con una mezcla de orgullo, inquietud e incluso de temor.

La generación del Milenio son jóvenes que están acostumbrados a un desarrollo tecnológico sin precedentes en la historia de la humanidad, una cantidad ingente de información de cualquier tema se obtiene en tres clicks, están acostumbrados a criticar abiertamente a la autoridad y no muestran mucho interés en continuar con tradiciones que para sus generaciones precedentes son importantes. Sin embargo, siguen siendo jóvenes y ello conlleva también una gran inocencia y una gran fe en la humanidad. Esta paradoja entre criticismo a la autoridad y una fe en la humanidad la he observado en muchas ocasiones como profesor de algunas materias de Ingeniería.

Cada semana mis estudiantes presentan el “caso semanal de calidad”. Estos casos describen empresas con problemas de calidad tan relevantes para la sociedad que han sido noticias a nivel nacional o internacional. En cada presentación se les pide a los alumnos analizar la información obtenida y revisar las causas de dichos problemas. Los problemas son de diversa índole pero en casi todos ellos el impacto es brutal para la sociedad: reducción drástica de ventas, reducción de empleados, pérdida de dinero en acciones, demandas legales, e incluso pérdida de vidas humanas. Al revisar las posibles causas de estos problemas la mayoría comparten la misma: “decisiones gerenciales de negocios”; decisión de aprobar un nuevo producto antes de terminar todas las pruebas, decisión de utilizar un material que no cumple con especificaciones, decisión de utilizar un software que da información fraudulenta en emisiones de contaminantes. En general revisamos que la baja calidad mostrada en estos casos tiene sus raíces en la ética (o falta de la misma) de la organización, es decir, en la cultura organizacional.

Para muchos jóvenes el conocer casos reales de baja calidad por baja ética corporativa les lleva a:

  1. Decepcionarse acerca de esas empresas, las cuales incluso son opciones atractivas de trabajo.
  2. Sorprenderse acerca de la responsabilidad que como futuros profesionistas van a tener
  3. Sorprenderse de lo poco que se necesita que salga mal para que el resultado final sea catastrófico para la empresa, clientes y la sociedad en general.

Es importante educar a nuestros jóvenes en los valores y dar el ejemplo para que esta generación pueda influir positivamente en el desarrollo de nuestra sociedad. Al ritmo que vamos, ellos pueden hacer eso o pueden llevarnos a un ritmo vertiginoso de decaimiento social en el nombre de los negocios y por el poder de la tecnología. Ambas alternativas son puertas abiertas en nuestro futuro.