Coaching, una acción que genera solución

Joaquín Bárcenas es instructor de la Certificación Internacional en Coaching Ejecutivo del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro para junio 2015.            [email protected]

 

 

Se olvidan de una frase muy importante: “ Las empresas son su gente”.

Cuando pensamos en crecimiento en las empresas diferentes palabras vienen a nuestra mente: KPI ́s, planeación estratégica, ventas, servicio, metas, presupuesto, etc.

Y las soluciones más comunes que encontramos son: aumentar la publicidad, contratar a el nuevo ejecutivo, director o gerente, capacitar a tu personal y si no fuera suficiente contratar una consultoría, pero…

¿Qué pasa al final?, ¿Cuánto te reditúan estas decisiones?.

Es común entonces, darse cuenta, de que muchas empresas, después de haber tomado estas decisiones no tengan un avance significativo y la razón es muy sencilla, se olvidan de una frase muy importante: “las empresas son su gente”, y lo que quiero decir con esto, es que mientras más buscan respuestas afuera, más lejos están de ver que esas respuestas se encuentran dentro de su organización. ¿Qué significa ver a las personas en su máximo potencial?… Significa ver más allá de lo que nuestros ojos ven, cuando vemos a las personas normalmente sólo vemos su forma de vestir, la manera en la que hablan, como viven y a veces, sólo a veces logramos escuchar sus sueños e inquietudes. Sin embargo cuando tenemos a una persona frente a nosotros realmente lo que tenemos es un ser humano lleno de tantas cosas que no alcanzamos a imaginar. Y me refiero a juicios, conversaciones, creencias, introyectos, miedos, emociones, experiencias, etc…

Y esto, es lo que sucede cuando el coach acompaña en esa búsqueda del poder interno a la persona, y cuando ésta lo encuentra significa que dejó atrás el pasado, que vive en el presente y se proyecta al futuro, cuando es capaz de darse cuenta que no tiene ninguna barrera para alcanzar sus metas, cuando el mismo es capaz de verse en su mejor expresión. Y entonces es cuando nos damos cuenta del trabajo del coach, de ese apoyo, de ese pensamiento crítico que provocó que se moviera de su zona de confort, de esa ruptura de juicios, creencias y conversaciones que antes limitaban.

Y entonces estamos frente a un proceso de coacheo exitoso en el que tan sólo pudo llegar a invertir menos del 10%, que cualquier otra solución.

Es ahí cuando hablamos de una necesidad, de que el coach tenga su vida manejada, porque sólo así podremos pensar que el coach está listo para poder coachear o bien para llegar al éxito, por eso mismo, un coach debe dedicar tiempo a su preparación e invertir más de 12 horas de trabajo.

Es así, que los beneficios del coaching van desde lo personal, hasta lo profesional, como alguna vez dijo el CEO de Google Eric Schmidt, cuando le preguntaron que cuál había sido el mejor consejo que le habían dado, sin dudarlo contestó: ¡Tener un coach!