Crowdfounding: una forma económica de financiar y validar tu proyecto

MID. Johann B. López es profesora de Cátedra de la división de Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.     [email protected]

Cuando decidimos hacer un proyecto lo primero que nos preguntamos es: ¿Cómo voy a financiarlo? y ¿Qué tan aceptado será por el mercado?. Pero no debes preocuparte demasiado por esto, ya que  dichos  temas han dejado de ser un obstáculo para tu negocio, debido a que existen más apoyos y herramientas para los emprendedores por parte de: gobierno, instituciones privadas e inversionistas a un bajo costo e inclusive a fondo perdido, esto dependiendo del programa que sea de tu interés.

Lo más interesante es que ya no sólo las entidades públicas o privadas apoyan los emprendimientos, también la comunidad en general hace su aportación, es decir, personas como tú o yo podemos apoyar alguna iniciativa por medio de un micro financiamiento conocido como crowdfounding.

El crowdfounding ha tenido mucho éxito a nivel mundial debido a la sencillez del modelo de negocio, el cual consiste en una plataforma electrónica que alberga una gran variedad de proyectos en donde puedes financiar o publicar una nueva idea.  Para solicitar un apoyo a la comunidad, debes de realizar un escrito o video en donde fijes el monto que requieres, explicar la propuesta de tu negocio y  clarificar en qué vas a invertir ese dinero. Entre más detallada sea tu propuesta tienes mayor probabilidad de éxito, recuerda que estás vendiendo tu idea. Pero el beneficio no sólo se queda para quien recibe los fondos, los “donadores” reciben algo a cambio por su aportación, por ejemplo: un producto, un servicio ó acciones de la nueva empresa.

Existen cuatro tipos de crowfounding: el de donación pura, el de inversión ( recibes acciones a cambio), el de recompensa ( te dan un producto o servicio a cambio), y de préstamo. Las 4  plataformas más importantes de cada tipo son: Kiva (préstamo), Teaming (donación), kickstarter (recompensa), crowdcube (inversión). El costo para subir tu proyecto a una plataforma de este estilo es una pequeña comisión variable que depende de los ingresos generados por tu idea, por ejemplo, si alguien dona $500 pesos, los creadores de la plataforma retiene el 2% de este monto. Lo anterior, desde mi punto de vista, es un costo bastante accesible comparado con las tasas de interés que tienes que pagar cuando pides un préstamo al banco.

Así mismo, el crowdfounding también es una herramienta útil para hacer una pequeña validación de tu proyecto, ya que si para la comunidad no es atractivo tu proyecto, obtendrás una retroalimentación inmediata de tu idea a través de un bajo financiamiento. Esto es muy valioso porque te puedes ahorrar una gran cantidad de dinero con esta sencilla práctica. Este simple hecho puede proporciónate información valiosa para tomar la decisión de implementar o no tu idea.

Te invito a romper tus paradigmas y probarlo,  como dicen “el no ya lo tienes, ve por el sí”.