De arriba para abajo

MAF Alejandra Vilches Murillo es directora del Programa Académico de Administración Financiera (LAF) del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.                             [email protected]  

 Últimamente, parece que los indicadores financieros no muestran una tendencia clara o alguna señal que van hacia la misma dirección. Mientras que el petróleo ha bajado de forma exponencial en los últimos siete meses, ha tenido una jornada de apreciación en los últimos días que ha empujado su precio a la alza, probablemente mostrando una desaceleración en la producción del petróleo. Claro, sin olvidar que esto para la bolsa de los consumidores mexicanos de gasolina sólo representa buenas noticias en la frontera, porque para los demás, seguimos pagando lo mismo y alimentando el ingreso gubernamental.

El dólar ha mostrado ser una moneda fuerte, pero para sus empresas trasnacionales no representa una buena noticia, ya que sus ventas en otros países (sobretodo los emergentes) valen menos con este tipo de cambio. Sin embargo, el fortalecimiento de la moneda americana ha llevado las tasas de interés de largo plazo a la baja, inyectando liquidez al mercado mobiliario de nuestros vecinos del norte.

Y tomando en cuenta las tasas, mientras que la FED en Estados Unidos ha mostrado un leve interés en comenzar a subirlas en el mediano plazo, Europa comienza a nadar al otro lado de la orilla empujándolas a la baja. Barack Obama habla de que la economía americana está fortalecida, pero Grecia se niega a pagar la deuda en los términos establecidos por la Unión Europea porque no están en condiciones de pago. La Bolsa Mexicana de Valores parece yo-yo. Nuestra moneda está estacionada en los niveles de 14 y 15, y no se ve claro cuando bajará.

Mientras que todas las condiciones no nos dan un claro panorama, nuestra obligación ante tal incertidumbre es refugiarnos en el ahorro e inversión en instrumentos de bajo riesgo, protegiendo nuestro patrimonio ante un futuro incierto.