Diseñando entornos de bienestar

Mtro. Arq. Rodrigo Pantoja, profesor de Escuela de Diseño y Arquitectura. Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro     [email protected]

Una función fundamental de la arquitectura es construir escenarios que promueven bienestar físico y emocional. Los arquitectos diseñan espacios para suscitar sentimientos de asombro, comodidad o regocijo, pero también un diseño mal ejecutado puede generar aislamiento, violencia o depresión.Los científicos Cass Sunstein y Richard Thaler en su libro ‘Nudge demuestran que los espacios construidos pueden modificar la forma en que la gente piensa (cognición), se siente (afecto) y actúa (comportamiento).

De igual manera, Collin Ellard psicólogo de la Universidad de Waterloo presenta en su libro Ambientes de Bienestar: La Ciudad y su importancia en tu vida, sus investigaciones de la neurociencia, y la planificación urbana. En sus estudios, Ellard demuestra que los espacios estimulan sensaciones que pueden influir e nuestro comportamiento. Ellard asegura que los entornos urbanos influyen en nuestro estado anímico. Si una ciudad no tiene areas verdes públicas o espacios de convivencia, los ciudadanos tendrán menores índices de cohesión social. Si la ciudad sufre de dispersión urbana, entonces los ciudadanos tendrán poco tiempo en familia, mayores índices de fatiga crónica y stress. Si los edificios tienen escaleras visibles y atractivas, estas fomentaran hábitos saludables como caminar y disminuir la dependencia por los elevadores.

Con estos ejemplos se manifiesta como el diseño no es solo cuestión de estética, sino también tiene el potencial de transformar positivamente el comportamiento de los usuarios.

Recordemos que muchos de los retos actuales como la inequidad, la pobreza, la desnutrición, la contaminación, la inseguridad y la ansiedad de las personas pueden ser en parte consecuencia de una mala planeación urbana. Por eso hoy más que nunca, el diseño basado en el bienestar de la sociedad puede aminorar muchos de estas realidades. También, el diseño, puede ayudar a construir entornos bellos, seguros y saludables con efectos positivos para los ciudadanos.