Educación, conciencia … ¿y karma?

María Teresa Delgado Ortiz es Docente y Coordinadora de la Academia de Español en la Prepa Tec, Querétaro. [email protected]

¿Qué es la conciencia? De acuerdo con la Real Academia Española es el “conocimiento del bien y del mal que permite a una persona enjuiciar moralmente la realidad y los actos, especialmente los propios”, de ahí que la conciencia tenga relación con la ética personal e incluso con el conocimiento claro y reflexivo de una realidad.

Ser conscientes de nuestros actos implica ser responsables de sus consecuencias, de ahí que exista una conciencia moral, social, personal o cívica. Vivir en conciencia, entonces, es vivir con responsabilidad plena, con conocimiento de causa y disponibilidad para reparar daños si se comete algún agravio o bien, vivir cada día en paz y satisfecho de tener una “conciencia limpia”.

Imaginemos al dueño de un perro que en el parque, -pese a los letreros que exhortan a llevar las mascotas sujetadas con un collar y correa-, suelta a su perro, deja que ande libremente y se excusa diciendo “no hace nada”, es un ejemplo de inconsciencia. La persona no tiene conocimiento de su responsabilidad como dueño de una mascota y mantiene un conocimiento vago de los derechos de otros paseantes.

En el caso de un individuo  sano que tiene un vecino con una enfermedad terminal, puede pensar inconscientemente que es mejor que su vecino sea el enfermo y no él, ya que aún no tiene conciencia de que algún día el también podría tener los días contados. En nuestra sociedad, hay un miedo terrible a la muerte y éste radica en la conciencia. Ésta puede despertarse incluso después de la muerte, como si la vida no hubiera sido suficiente aprendizaje para comprender el conocimiento de la realidad y las consecuencias de nuestras decisiones.

En el libro “Maldito Karma” (2009) de David Safier, escritor alemán contemporáneo, se aborda la cuestión de “abrir los ojos” después de morir y darse cuenta de que la vida no sirvió para cumplir el propósito inicial de todo individuo: ser feliz. En esta novela, Safier cuenta la historia de Kim Lange, mujer exitosa profesionalmente, pero que ha descuidado a su familia; su matrimonio se desvanece y cuando está en la cumbre de la fama, muere. En su transición, descubre a Buda quien se le aparece esporádicamente para mostrarle que el “karma” es una especie de retribución que debe pagar y una lección que debe aprender antes de llegar al lugar prometido para su descanso eterno.

De esta manera,  Kim debe regresar para reparar el tiempo que no le dio a su hija y el amor que le faltó expresar a su marido. Lo curioso del “karma” de esta mujer es que regresa como hormiga y debe trabajar como tal y ver la forma de salir del hormiguero, recorrer su propio jardín y entrar a su casa para explicarle a su familia lo que le ha sucedido. Desde ahí, su “karma” la lleva a regresar varias veces en forma de distintos animales hasta que tiene la oportunidad de regresar como otro ser humano, cada vez más cerca de su propósito inicial.

David Safier se inició como guionista televisivo y adquirió popularidad por su forma de abordar temas profundamente reflexivos con una gran dosis de humor, agilidad y situaciones cotidianas. Él nos muestra que la conciencia, depende de la educación que recibe el individuo y si ésta no ocurre, podría haber una segunda oportunidad, aunque sería después de la vida, porque ésta demanda la gran lección que es el amor. Su libro ha vendido millones de copias en distintos países y ha obtenido los premios Grimme en Alemania; Emmy en Estados Unidos y Pluma de Plata en España. Si usted quiere reflexionar sobre la verdadera prioridad de nuestra vida, a partir de una historia que le arrebatará carcajadas, no debe perderse esta novela.

 

Safier, D. (2009). Maldito Karma. México: Booket Seix Barral.