Efectividad de la Empresa Familiar

Publicado en el Diario de Querétaro, 5 de marzo de 2016. Luis Felipe Torres Gómez es profesor titular del Departamento de Administración y Finanzas del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro          [email protected]

Las Empresas Familiares, las cuáles representan cerca del 95 % de las empresas en México, enfrentan un número importante de retos como encontrar el balance entre la dinámica familiar y la de la empresa. Esta situación se vuelve aún más compleja cuando no existen objetivos en ambas organizaciones o no están claramente definidos y cuando estos no están tampoco alineados. Una de la consecuencias de estas carencias es la falta de efectividad de la Empresa Familiar con el consecuente deterioro de su capitalización.

 

En general, las empresas familiares suelen ser vistas muchas veces como informales o poco profesionales. Si bien tienen la fortaleza de las relaciones a largo plazo o una mayor lealtad de sus clientes e inversionistas, también presentan un conjunto de debilidades: resistencia al cambio, falta de disciplina en los procesos y una mayor vulnerabilidad ante los conflictos familiares. La existencia de una historia y un patrimonio común de la familia empresaria contribuye al desarrollo de una cultura, creencias y valores compartidos por todos los familiares, pero también provoca la superposición de roles.

 

Los empresarios familiares a través de un proceso de planeación formal pueden llegar a desarrollar los mecanismos necesarios para impactar positivamente en ambos ámbitos de acción: la familia y la empresa. Comunicar los elementos claves resultantes de la planeación a todos los implicados para su comprensión, en una primera instancia, y para su implementación, posteriormente, resulta fundamental para la consecución de los objetivos buscados como las ventas y la rentabilidad deseadas.

 

La efectividad en la acción cotidiana se vuelve esencial para garantizar la efectividad en el relativo mediano plazo. De ahí que la medición de los resultados y la comparación recurrente contra los objetivos se hace necesaria. Existen cambios y más en un entorno cambiante como el que se enfrenta. Es así que algunos ajustes tienen que ser realizados pero esto no implica que postergar esta evaluación recurrente del desempeño. Es así que se puede tener una idea clara de los recursos que se tendrán disponibles para el crecimiento de la organización de acuerdo a las expectativas de la familia.

 

Algunas preguntas a responder son: ¿Por qué no se planea de manera formal? ¿Por qué las familias y las empresas familiares tiene orientaciones no concordantes? ¿Por qué no hay un seguimiento sistemático de los resultados contra los objetivos deseados? ¿Qué habría que hacer para actuar de manera más profesional?