Emprender contribuye a cambiar el mundo

Luz María de la Portilla Esquivel, profesora del Departamento de Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.

En ocasiones creemos que el mundo está lleno de injusticias, delincuencia, hambre, indiferencia, cada día tenemos una queja sobre algo que no nos gusta, sin embargo, son muy pocos los que proponen, los que hacen el cambio, los que logran tener esa pasión por querer poner en práctica una idea que cambiará su futuro y ¿Por qué no?, también el de muchos más.

 

A estas personas se les conoce como emprendedores, seguramente has escuchado esta palabra, pero ¿Qué es ser emprendedor? Ser emprendedor es una actitud, una filosofía de vida, es aquella persona que sabe que poner en práctica una idea puede generar oportunidades y esa persona puedes ser tú.

 

¿Te habían dicho que haciendo lo que más te gusta puedes ayudar a los demás?, lo que necesitas es soñar, confiar y creer en ti mismo, recuerda que eres el arquitecto de tu propio destino, cambia un poco ese pensamiento racional y atrévete a vencer el miedo al fracaso. Actualmente existen muchas herramientas y metodologías que te ayudan a emprender una idea de negocio, debo comentarte que el tomar este camino exige muchos sacrificios que te permitirán en un futuro saborear a cada instante el éxito que logres.

 

Por lo anterior, es necesario que sepas que las habilidades que tienen en común los emprendedores las puedes desarrollar, el emprendedor se hace, no se nace y como decía Steve Jobs: “Lo único que separa a los emprendedores exitosos de los demás, es la perseverancia.” Sólo aquel que logra concebir una idea, tener pasión por ella y ponerla en acción, logrará sobrevivir a las adversidades del mercado.

 

No olvides que tu principal misión será entender lo que tu cliente quiere, aprende a ser empático, escúchalo y obsérvalo una y otra vez, valida con él tu idea cuantas veces sea necesario porque sólo eso te permitirá adelantarte al mundo y entregarle aquello que aún no conoce, que no sabe que lo necesita pero que cambiará su entorno. Durante ese trayecto tendrás tropiezos, sinsabores, dormirás poco, realizarás trámites, vivirás la burocracia, pero también encontrarás palabras de aliento, de apoyo y de cariño. Al final del tiempo lo ganado habrá superado lo vivido, la estabilidad, el aprendizaje obtenido, la sensación de saber que lo que te propongas se puede lograr será lo que te impulse a seguir buscando cada día una idea de negocio nueva por la cual luchar para ponerla en acción nuevamente y entonces, sólo entonces, te encontrarás inmerso en el círculo del emprendimiento.