Emprender después de los 40

L.C. Ernesto Villegas Guzmán, M.B.A., Consultor de la Incubadora y profesor de cátedra del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. [email protected]

Te han dicho que ya estás grande para emprender y ya tienes más de 40 años.

Después de trabajar con muchos emprendedores de diversas edades, estratos socioeconómicos, del campo, la ciudad y con proyectos tan diversos, como la producción de alimentos, la venta de seguros o el desarrollo de software, he podido identificar algunos aspectos claves que no tienen tanto que ver con la edad, sino con la condición que asumes como emprendedor y que a continuación quisiera mencionar.

  1. Los emprendedores no nacen, deciden serlo. Lo importante es descubrir y aprovechar tus talentos, para ello se requiere tiempo para conocerte y averiguar aquellos pilares sobre los cuales puedes establecer una plataforma de inicio para tu empresa y por supuesto después sumar a tus competencias, la preparación en muchos otros temas que tu negocio requerirá.
  2. Emprenden en aquello que les apasiona. No siempre es fácil, pero si logras identificar aquello que te ha hecho ser más feliz, es muy probable que en poco tiempo sepas cual es el sueño que debes perseguir. Un ejemplo pudiera ser el gusto que tienes por el arte marcial y la posibilidad que existe de poner tu escuela si así lo decides.

III.        Tienen miedo, pero sus aspiraciones son más fuertes. He escuchado que para emprender debes quitarte el miedo, en lo particular considero que puede ser un regulador muy efectivo a la hora de emprender y tomar tus primeras decisiones, como la prudencia que te da para identificar la línea entre ser arriesgado o ser temerario, es bueno ser lo primero, pero definitivamente malo ser lo segundo. Debemos enfocarnos en nuestras metas, y no en esa voz interna y traicionera, que a veces nos susurra: “no vas a poder”.

  1. Tienen determinación, disfrutan el camino y se sobreponen al fracaso. Son personas que no abandonan su sueño hasta que lo ven realizado, probablemente “fracasarás” al inicio, eso no importa, en verdad, pero la experiencia y edad, también te enseñan que es mejor emprender pronto, disfrutar el camino, corregir y seguir avanzando hasta lograrlo.

Espero que estos cuatro aspectos de muchos que pudiera mencionar, sirvan para animarlos a emprender después de los 40, y como lo leí en frase (del cual no recuerdo su autor) que está en un cuadro de un café al que suelo asistir, deseo que sus miedos y los míos, no sean tan grandes, que no nos permitan ver y perseguir nuestros sueños.