Emprendimiento, Conocimiento, y Competencias

El Dr. Dante Benito Castro es profesor asistente del departamento de Administración y Emprendimiento del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. [email protected]

Una gran cantidad de actividades relacionadas al emprendimiento toma lugar al interior mismo de las organizaciones. Tales actividades suelen enmarcarse dentro del concepto denominado Emprendimiento Corporativo, y están enfocadas primordialmente para apoyar a las empresas en el desarrollo de nuevos negocios que a la vez les significan nuevos flujos de ingreso. Las actividades del emprendimiento corporativo no solamente se enfocan en aumentar el desempeño de la organización, sino que también impactan en los esfuerzos de renovación que las empresas desarrollan con la finalidad de no desaparecer.

Es precisamente este esfuerzo de renovación el que genera una orientación hacia la innovación en varias organizaciones, en conjunto con actitudes más identificadas hacia la toma de riesgos y de una identificada proactividad que les imprime un constante deseo de ser siempre número uno en la introducción de novedades en los mercados. Toda esta gama de actividades orientadas a generar mayores beneficios empresariales, necesariamente generan conocimiento en el camino hacia la consecución de nuevas metas financieras, o la renovación de la empresa. Varios autores y académicos coinciden en que existe un aprendizaje, así como generación de conocimiento, al transitar por los esfuerzos del denominado emprendimiento corporativo. Tal conocimiento es adquirido por los individuos que en primera instancia se encuentran más cercanos a las actividades del emprendimiento corporativo, y un tema interesante de esta cercanía se encuentra en la formación de competencias que tales individuos adquieren por estar expuestos a los esfuerzos y cultura emprendedora al interior de las empresas.

Las ligas subyacentes entre tales actividades empresariales y la generación de competencias individuales es un campo de investigación que aún se encuentra en construcción, lo cual lo hace aún más interesante. La pregunta central a investigar en este contexto es la forma en que el nuevo conocimiento se genera a través de las actividades empresariales para responder a las rivalidades competitivas en las industrias. Visto de otra forma, existe conocimiento que se genera en los individuos que se enganchan en actividades derivadas del emprendimiento corporativo, sin embargo, este conocimiento y competencias individuales creadas, en muchas ocasiones, simplemente se queda en las cabezas de las personas. Ese conocimiento y competencias, al no quedar documentado o formalizado, se puede escapar de las organizaciones en el momento en que los individuos deciden terminar una relación laboral, o cuando deciden explotar esas competencias adquiridas con fines de generar un emprendimiento propio.

En conclusión, lo primero es reconocer la creciente importancia de que el conocimiento que se genera al interior de las organizaciones es amplio, y que al mismo tiempo, ese conocimiento se traduce en competencias individuales a través de lo que las personas aprenden o “desaprenden” al momento de auxiliar a una empresa a renovarse o expandirse.