Empresas Familiares: No Planeación! No Mañana!

Luis Felipe Torres Gómez es Profesor Titular del Departamento de Administración y Emprendimiento del Tecnolígico de Monterrey Campus Querétaro.

Algunos reportes, como los publicados por PriceWaterhouseCoppers (2014, 2016) y el Instituto de Emprendimiento Garza Laguera del ITESM (2016), destacan cómo la falta de planeación en las Empresas Familiares incide en sus posibilidades de tener una operación saludable y las posibilidades de trascendencia a través de las generaciones en la familia.

John Ward, Profesor de la Universidad de Harvard, entre otros, ha destacado también la importancia de una planeación adecuada en la Empresa Familiar como uno de los factores críticos para su supervivencia. Para él, la planeación es un instrumento que los Empresarios Familiares pueden utilizar para alinear las aspiraciones de la familia con respecto a las intenciones de desarrollo de sus empresas.

Un reto importante para los Familias Empresarias es encontrar el balance entre las requerimientos, la consolidación de oportunidades y el crecimiento de sus negocios; las necesidades de las familias y sus deseos. Generalmente hay una de estas dimensiones que es enfatizada de una manera mayor en forma natural, por la misma dinámica de desarrollo de estos dos subsistemas, que integran el sistema de la Empresa Familiar, además del patrimonio. La pregunta es cómo conciliar, aunque sea de manera transitoria, el balance entre estos tres subsistemas.

La planeación Familia-Empresa, entre otros, permite crear los mecanismos que ayudan a promover la participación de los familiares en la empresa, a asegurar el compromiso de la familia respecto al desarrollo de los negocios, a preparar la incorporación del o los sucesores potenciales, y a formular un correcto traspaso del patrimonio, el legado.

La falta de una dirección de futuro, formalmente establecido, así como de la identificación de las medios requeridos para alcanzarlo y de sus estrategias, y la asignación deficiente de los recursos requeridos para apoyar su implementación, se convierten en fuentes de conflicto y de confusión. Lo que afecta negativamente la toma de decisiones efectivas en favor del crecimiento de la empresa y de la generación de activos para la familia, esto es de su bienestar.

De acuerdo a Ward, a través de la planeación y el establecimiento de políticas adecuadas, 5 variables principales tienen que ser consideradas en este proceso: el control entre la participación y el desempeño de la Empresa-Familia, los planes de carrera de los familiares, el crecimiento del patrimonio, la gestión de los conflictos y la gestión de la cultura de la familia y del negocio.

Entre otras acciones, la adecuada planeación Familia-Empresa ayuda a no ser parte de las fatídicas estadísticas: solo 1/3 de las Empresas Familiares transcienden de manera exitosa a la segunda generación y solo 1/10 a la tercera generación. El esfuerzo, la dedicación, y los sacrificios realizados en aras del desarrollo de la Empresa Familiar bien valen la pena consolidarlos a través de una planeación, para de esta manera incrementar las posibilidades de trascendencia ¿No lo cree usted así?