¿Es la tecnología culpable?

La Dra. Rocío Aldeco es Directora del Departamento de Tecnologías de Información y Electrónica del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Querétaro. [email protected]

El mundo en estos últimos años pareciera haberse volteado de cabeza. Vemos grupos en redes sociales incitando al suicidio, gente transmitiendo asesinatos o suicidios en vivo, pseudo-políticos ganando elecciones a través del uso de redes sociales o la difusión de noticias falsas que generan pánico colectivo.

La mayoría de nosotros culpamos a la tecnología de estos fenómenos. Pareciera que el acceso rápido e ilimitado a contenido generado por usuarios a través de redes sociales está generando comportamientos a los que no estamos acostumbrados y no sabemos como reaccionar. Esto no es algo desconocido para los expertos en el área como Sir Tim Berners-Lee creador de la web, el sistema de acceso y búsqueda de información en el que las redes sociales se mueven. El ha comentado que en esta era digital hemos perdido control de nuestros datos personales obtenidos por servicios como las redes sociales, las noticias falsas se pueden distribuir muy fácilmente generando desinformación y no existe transparencia en la manera en que la publicidad es usada para fines políticos.

Pero ¿porqué todo esto está sucediendo? La Web se creó como un espacio para para compartir contenido de manera libre y abierta dando por hecho que todo los usuarios dentro de ella son bien intencionados. Se convirtió en un lugar donde la libertad de expresión era fomentada por el anonimato de los usuarios dando lugar a fenómenos como la “Primavera Árabe” o la exposición de políticos corruptos a través de videos o fotografías que se hacían virales en todo el mundo. Todo esto hacía parecer que la Web era un medio de confianza en el que todos deberíamos creer, en oposición a las instituciones oficiales. En estos último años la realidad ha llegado y nos ha mostrado que no todos los usuarios de la Web tienen buenas intenciones e incluso que no todos los usuarios son humanos. Algunos son “bots” (pequeños programas que imitan el comportamiento humano) programados para compartir contenido que beneficie a la persona que ha pagado por sus servicios. La Web no es un medio en el que podamos confiar debido a que sus usuarios no son confiables y el anonimato de estos sólo agrava el problema.

Los retos definidos por Berners-Lee tomarán tiempo en ser resueltos por los expertos en el área, porque como él bien ha dicho, “son problemas complejos con soluciones no simples que requerirán de la cooperación de la academia, el sector privado y los gobiernos para ser resueltos”.

¿Qué podemos hacer nosotros? Prepararnos y preparar a las futuras generaciones. Nuestra sociedad no está lista para lidiar con el bombardeo de videos violentos y noticias falsas. Es importante que estemos conscientes que la Web está llena de sitios con contenido no apto para menores de edad o personas sensibles a la violencia. Bloqueemos esos sitios si así lo deseamos. Cuando leamos una noticia, verifiquemos que la fuente sea confiable, que la persona o medio que lo escribió tiene buena reputación y si no podemos verificar la veracidad de la noticia, no compartamos. Por otro lado, debemos exigir a nuestras instituciones tanto gubernamentales como privadas la rendición de cuentas y transparencia. Tenemos derecho a conocer la manera en que nuestra información personal está siendo usada y si está no se usa correctamente, negar o revocar el acceso a ella. Finalmente, estar conscientes de que bajo las circunstancias actuales cada dato que compartamos en la Web será usado de alguna manera por alguna institución o compañía. Cuidemos lo que compartimos, valoremos nuestros datos personales y elijamos inteligentemente con quién compartirlos.