La participación ciudadana en el Plan Nacional de Desarrollo

Marisol Reyes Soto,  profesora del departamento de Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro    [email protected]

A lo largo de las últimas semanas los medios de comunicación masiva se han dado a la tarea de difundir intensivamente un mensaje del Gobierno Federal en el que se invita a la sociedad a participar en una consulta ciudadana en línea para la integración del Plan Nacional de Desarrollo (PND). Me voy a concentrar en analizar algunas de las implicaciones de este ejercicio ya que, en última instancia, este documento será el eje rector que delineará las políticas públicas más importantes que afectarán a todos los habitantes de nuestro país a lo largo de los próximos cinco años.

El primer PND fue elaborado en 1984 durante la administración de Miguel de la Madrid Hurtado. En esa época se elevó a rango constitucional la creación de un mecanismo denominado Sistema Nacional de Planeación Democrática cuya función esencial es la organización de consultas públicas sobre los temas más relevantes de la agenda nacional. EL PND es un documento programático que incluye acciones y tiempos de cumplimiento que teóricamente resumen de manera eficiente las propuestas de políticas públicas emanadas de la ciudadanía. Se considera que a través de esta fórmula se otorga una voz a las demandas de la sociedad a la vez que se promueve la rendición de cuentas del gobierno.

Han pasado cinco administraciones (incluyendo la actual) desde que se inauguró el ejercicio de consulta y elaboración del PND y mi balance es que la riqueza de una iniciativa tan interesante y ambiciosa es totalmente desconocida y desaprovechada por la ciudadanía.

Para sustentar esta afirmación basta con evaluar la capacidad de convocatoria y participación social en la formulación de las propuestas. En las últimas administraciones además de la organización de foros públicos, se abrió la posibilidad de participar en línea. Específicamente, en este año, hasta la primera semana de abril el número de participantes en la página web del PND apenas rebasaba las 100,000 respuestas. Este número es extremadamente bajo si se considera que, de acuerdo al INEGI, en el país 38.9 millones de personas son usuarios de una computadora y 32.8 millones tiene acceso a internet. Con una estimación muy conservadora, deben existir al menos entre dos o tres millones de usuarios en el país que cuentan con el nivel educativo y la información suficiente para participar en la consulta.

Sin contar con evidencias empíricas, mi impresión es que un alto porcentaje de los mexicanos no sabe a ciencia cierta lo que es el PND, nunca ha leído alguno de estos documentos y simplemente no sabe que puede participar en su elaboración.

La estrategia de comunicación social del gobierno federal debería enfocarse en la sensibilización social sobre la relevancia de este ejercicio antes que solicitar la participación sin contexto. Por otra parte los ciudadanos debemos corresponsabilizarnos en la tarea de conocer los espacios donde podemos tener una voz en el espacio público. La encuesta está disponible en: http://pnd.gob.mx/