La Revolución de la Movilidad

Arq. Rodrigo Pantoja Calderón, Director de la carrera de Arquitectura del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.         [email protected]

La ciudad de Querétaro ha incrementado su mancha urbana 30 veces en los últimos 30 años. Sin embargo, este crecimiento no es proporcional al desarrollo poblacional. En la décadas de los setentas, en Querétaro habitaban alrededor de 157 personas por hectárea y hoy en día, el promedio es de 47 habitantes. De acuerdo a cifras del Ayuntamiento, en la ciudad existen 58,000 mil terrenos baldíos ó abandonados generando vacíos que solo extienden la ciudad cada vez más. Las ciudades extendidas no son modelos sustentables. Estos causan dependencia del automóvil, distancias largas, contaminación, tráfico vehicular, poco tiempo de convivencia en las familias, entre muchos otros problemas.

La nueva Secretaría de Movilidad busca cambiar paradigmas para crear una ciudad compacta, equitativa, de convivencia humana; una ciudad para todos. La mayoría de las ciudades padecen los síntomas de las ciudades dispersan y están al borde del colapso. Son pocas las ciudades en el mundo, las que están planeando cambios estructurales para dignificar la vida de los ciudadanos. Querétaro esta considerando cambiar la manera de invertir, construir, densificar y trasladarse dentro de la ciudad. Esta nueva visión, que ya ha sido probada en ciudades latinoamericanas como Medellín, Bogotá ó Curitiba, apuesta más por ciudades verticales con diversidad de usos y servicios, y mejores condiciones para los peatones, transportes públicos y con cientos de kilómetros de ciclo vías.

Por lo cual, en los próximos años en Querétaro se implantarán nuevos sistemas de transportes escolares con la finalidad de reducir el tráfico de los más de 100 mil niños que son llevados a sus centros de estudios por sus familias de manera individual. También se modificaran los usos de suelo, con la finalidad de tener mayores servicios al alcance de todos y evitar que la ciudad este sectorizada en zonas de ocio, vivienda, comercio, industria, etc. Pocas ciudades están planeando y previniendo su futuro. Es momento de que la ciudadanía se involucre y participe activamente con las autoridades. Si en los años venideros los cambios no son evidentes será consecuencia de dos razones. La primera: a causa de una mala planeación de interdependencias de gobierno, generando “zancadillas” burocráticas ó que la sociedad queretana no es suficientemente madura y responsable para salir de su zona de confort y trabajar responsablemente en un modelo sostenible de ciudades para las futuras generaciones.