La seguridad de la información en nuestra vida diaria

Dra. Rocío A. Aldeco Pérez, Directora de la Escuela de Tecnologías de la Información y Electrónica del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.   [email protected]   Publicado en El Financiero el lunes 23 de mayo de 2016.

 

 

En esta época de nuestras vidas es muy común tener un dispositivo móvil con nosotros, todo el tiempo. En él usamos redes sociales, revisamos nuestro correo electrónico, realizamos pagos en línea o encontramos el mejor camino para llegar a esa importante cita. Estas actividades parecen formar ya parte de nuestra vida diaria. Pareciera que cada vez nos volvemos más nativos digitales. Esta situación ha sido explotada de manera benéfica por el gobierno al, por ejemplo, permitirnos consultar si somos parte de la lista nominal del INE.

Sin embargo la cantidad enorme de ventajas que esto nos genera, parece opacar las desventajas. Para poder usar cualquiera de estos servicios tenemos que dar nuestra información personal a un tercero. A partir de ese momento no sabemos qué sucede con esta información, dónde está, a dónde va. Desconocemos el valor de nuestra información y lo importante que es tener el control de ella.

Es por esto que dentro de la las ciencias computacionales existe el área de seguridad de la información. Esta es una ciencia que se encarga de proteger información digital. Siendo más precisos, nos permite garantizar que la información será accedida sólo por quien esté autorizado (confidencialidad), no será modificada sin autorización (integridad) y estará disponible cuando se requiera (disponibilidad). Además nos permite identificar quién generó esta información (autenticación) para que posteriormente esta persona no pueda negar el haber realizado alguna actividad sobre ella (no repudio).

Si este conjunto de propiedades pueden ser garantizadas por los servicios que usamos diariamente, tendremos la certeza de que nuestra información está siendo usada adecuadamente. Al grado de que si alguien hace uso indebido de ella (como publicarla o venderla sin nuestro consentimiento) seremos capaces de saber quien lo hizo.

Es por eso, que además de ser nativos digitales es importante saber cómo los servicios que usamos protegen nuestra información. De esta manera podemos evitar, por ejemplo, que la lista nominal del INE sea pública para todo el mundo.