Los candidatos independientes y las expectativas ciudadanas

Dra. Marisol Reyes Soto, profesora del Departamento de Relaciones Internacionales,del Tecnológico de Monterrey Campus Queré[email protected]

Uno de los fenómenos novedosos que surgieron a raíz de los comicios electorales del 7 de junio fue el triunfo de algunos candidatos que obtuvieron puestos de elección popular sin estar vinculados a un partido político. La prohibición de las candidaturas independientes en México había sido objeto de una larga polémica que incluso fue llevada a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Finalmente la reforma constitucional del 2012 aceptó esta figura pero fue hasta el año pasado que se reglamentó su aplicación tanto a nivel federal como en la mayoría de las entidades del país.

Los requisitos para lanzar una candidatura independiente no son sencillos. Por ejemplo para competir por la presidencia de la república los aspirantes deben recabar las firmas de al menos el 1% del electorado nacional, lo que equivale aproximadamente a unos 780,000 votantes. Para hacerlo, cuentan con un plazo de 120 días y deben costear esa actividad con sus propios recursos.  Ese número de firmas contrasta con el requisito del 0.26% que se solicita para el registro de los nuevos partidos. Además los aspirantes deben constituir una asociación civil con al menos tres integrantes, con sus propios fondos. Para las candidaturas a las gubernaturas de los estados se aplican reglas más o menos semejantes. Por ejemplo en el estado de Nuevo León se solicita el apoyo ciudadano equivalente al 3% de la lista nominal estatal.

En las pasadas elecciones de 7 de junio se renovaron 500 diputaciones, en tanto que a nivel local se disputaron nueve gubernaturas, 903 presidencias municipales y 639 diputaciones locales. A pesar de la abundante oferta política sólo participaron 125 candidatos independientes, de los cuales 71 compitieron para una alcaldía o delegación; 29 para diputados locales; 22 para diputados federales y tres para gobernador.

Una vez conocidos los resultados oficiales se confirmó el triunfo de cinco candidatos independientes. Aunque la victoria más llamativa fue la de Jaime Rodríguez Calderón, alias “el bronco”, en la gubernatura del estado de Nuevo León, también ganó Manuel Clouthier en una diputación federal por Culiacán, Sinaloa; José Alberto Méndez Pérez, en la alcaldía de Comonfort, Guanajuato; Alfonso Martínez, en la presidencia municipal de Morelia, Michoacán y Pedro Kumamoto, diputado local en el estado de Jalisco.

Todos estos personajes llegan a la política de sus entidades con un bono de confianza que les depositó la ciudadanía harta de la violencia y de los escándalos de corrupción en todos los partidos tradicionales. Todos vamos a estar muy al pendiente de su congruencia y honestidad para cumplir las promesas de campaña. En realidad, el desempeño de los políticos independientes es muy relevante porque son los actores que pueden plantear una alternativa viable para el sombrío escenario del 2018.