Los plátanos en peligro de extinción

La Dra. Carmen Téllez Pérez es profesora investigadora en coautoría con Juan Pablo Cuéllar Alcalá, estudiante de Ingeniería en Industrias Alimentarias, ambos del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.   [email protected] Publicado en el Diario de Querétaro, el sábado 14 de mayo de 2016

Gracias a su sabor característico y a su excelente composición de nutrientes, el plátano es una de las frutas más consumidas en todo el mundo. De hecho, en zonas tropicales y subtropicales, no sólo representa una importante fuente de alimentación, sino también forma parte del sector económico de 120 países.

Por su parte, México se ubica en el 12° lugar de producción a nivel mundial con 2.1 millones de toneladas (2% del total mundial), generando más de 77,000 empleos a nivel nacional.

Sin embargo, debido a la rápida propagación de la enfermedad de Panamá, actualmente existe una gran preocupación con el cultivar conocido como Cavendish, quien representa 47% de los plátanos cultivados en el mundo.

La enfermedad de Panamá es causada por un hongo patógeno llamado Fusarium Oxysporum f sp. Cubense, el cual se encuentra en suelo, y tiene la capacidad de atacar la planta hasta matarla.

Esta enfermedad ya extinguió a la variedad Gros Michel, quien era la más comercializada en los años cincuenta, y actualmente amenaza con extinguir a la variedad Cavendish.

El problema reside en las esporas de Fusarium, quienes son altamente resistentes, ya que pueden sobrevivir en suelo por más de 20 años, y aun quemando sembradíos completos germinan de nuevo atacando a las nuevas plantas que son colocadas.

Actualmente esta enfermedad ha atacado plantaciones en China, Filipinas, Indonesia, Malasia y Australia, sin embargo, se teme que pronto llegue al continente americano.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), promueve la investigación para encontrar soluciones a esta problemática. De igual manera difunde información para que todos los actores involucrados en este sector apliquen mejores prácticas agrícolas y empleen la biotecnología para crear variedades de plátanos más resistentes a plagas sin tener que afectar su sabor y textura, y sin dañar al ambiente.