Necesidad de invertir en la desradicalización. Europa y América

Publicado en AM, 20 de marzo, 2016. Joel Ángel Bravo Anduaga, profesor del Departamento de Humanidades y Relaciones Internacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.                       [email protected]

Europa parece sumergirse hacia un precipicio social, económico y político. La crisis migratoria a la que se enfrenta está poniendo a prueba la solidez de su proceso de integración. Los desacuerdos entre los socios comunitarios son cada vez más frecuentes. Ejemplo de lo anterior es el hecho de que el Reino Unido hará una consulta a su ciudadanía este verano respecto a su continuidad dentro de la Unión Europea (UE).

Por otra parte, es cada vez más frecuente encontrar nuevos retos y desafíos. Ejemplo de esto es el uso, cada vez de manera más frecuente,  del concepto de Radicalización y su combate. Su presencia se multiplica en los discursos políticos y en la prensa. Para clarificar de mejor forma, se retoma una definición del Real Instituto Elcano (centro español de análisis internacional) la cual señala que la Radicalización es un proceso en donde el individuo adopta actitudes y creencias que justifican tanto utilitaria como moralmente el terrorismo inspirado en una interpretación belicosa del islam.

La radicalización y su combate se está volviendo una constante en las agendas de seguridad europeas. Niños, adolescentes y jóvenes son víctimas de este problema. Los gobiernos están invirtiendo una gran cantidad de recursos para evitar su propagación. Alemania está a la cabeza, pero se necesita una acción conjunta y no solo de parte de los miembros de la UE, sino de todos los países europeos y sus vecinos del norte de África y del Medio Oriente.

El continente americano no es ajeno a esta situación. Existen indicios de la presencia de Radicalización en los Estados Unidos y Canadá, así como en Argentina, por citar los casos más conocidos.

Se imponen varias preguntas para la reflexión y en su momento acción, ¿qué deberíamos hacer como ciudadanos globales para combatir la radicalización?, ¿como mexicanos cuál sería nuestro papel?, ¿como queretanos cómo deberíamos actuar? No hay que olvidar que nuestras acciones van de lo local a lo regional y a lo global.