Nuevas vialidades, ¿son en realidad una buena solución?

El Ing. Gerardo Bocanegra García es Director del Departamento de Ingeniería Civil del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro.  [email protected] Publicado en el Diario de Querétaro, 28 de mayo, 2016.

Sin duda la noticia de una nueva vialidad genera expectativas acerca de los beneficios que ésta traerá a una sección de la ciudad y a un sector de la población. Se justifica desde las facilidades de transporte y movilidad que generará. Sin embargo, casi siempre diseñada en función del número de vehículos que circularán por la nueva vialidad, concebida para que sea usada por el 20% de la población, (porcentaje de la población que posee un vehículo automotor). Al mismo tiempo de deja a la suerte la posibilidad de generar una nueva ruta de transporte urbano que circule por esta nueva vialidad y que no se formaliza hasta que se justifique su viabilidad económica por el número de usuarios. Pero “pobres peatones” siempre son los relegados de estas planificaciones, jamás se piensa en ellos, las posibilidades de movilidad peatonal ni siquiera son consideradas. Ser peatón es una condición de alto riesgo. Mucho se habla de seguridad y previsión del delito, pero qué sentido tiene esto cuando un peatón se arriesga más al salir a la calle y pretender llegar caminando de un sitio a otro. Por decir algunos ejemplos, tan solo intentar desplazarse caminando a lo largo de la lateral del Boulevard Bernardo Quintana (en cualquier dirección) no hay una continuidad de banquetas y en algunos tramos el peatón se ve imposibilitado de continuar hacia su destino porque definitivamente se pone en peligro de ser arroyado por algún vehículo, cuando se ve en la necesidad de caminar por el arroyo ya que no existe banqueta que resguarde al peatón. Otro ejemplo garrafal para satisfacer el interés de ciertos desarrolladores es el Libramiento Fray Junípero Serra, vialidad mal diseñada que ha cobrado la vida de varios usuarios conductores de automóviles y no se diga la ausencia total de consideración al peatón, vialidad que se ha convertido en un frente de ataque al área natural protegida de Peña Colorada, y que además es un basurero y repositorio de escombro y a la que jamás se le da servicio de limpieza, y tampoco se le da mantenimiento y conservación adecuados. Mientras esta vialidad sirvió de acceso a la venta de terrenos y casas de un desarrollo presumido como la primera comunidad planeada, se le prestó atención manteniéndola en regulares condiciones, al ya no serles útil ha quedado literalmente abandonada. Para otra muestra Paseo de la República con un buen intento de promover la movilidad peatonal, con banqueta y ciclopista, sin embargo se les olvido que existe necesidad de las personas de atravesar de un lado a otro de esta vialidad y más aún que atraviesa una de las zonas industriales y de desarrollo comercial de mayor crecimiento al norte de la ciudad, que cada vez demanda mas la necesidad de ocupar a personas. Por lo que el flujo de personas que requieren atravesar va en incremento arriesgando al peatón y los conductores .Se hace un llamado a dejar a un lado las inversiones millonarias en infraestructura para el automóvil y diseñar e manera responsable considerando la seguridad del peatón.