Nuevos Enfoques para Ciudades Sustentables

Rodrigo Pantoja Calderón, Arquitecto y Maestro Paisajista, Director de la carrera de Arquitectura del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro     [email protected]

 

En un reporte del año 2007, las Naciones Unidas, decretó que la mitad de la población vive en entornos urbanos. Las ciudades son consideradas por algunos, como los entornos más sucios, inequitativos y sobrepoblados; entre más grandes, mayor es su pobreza. Para el 2015, se estima que en el mundo existan veintidós “mega-ciudades” de diez millones de habitantes, y sesenta y un ciudades, con aproximadamente cinco millones de personas cada una. Por lo cual, surgen preguntas fundamentales como: ¿Esta nuestro planeta preparado para la “Era de la Urbanidad”? y ¿Tienen los urbanistas, paisajistas, desarrolladores, gobernantes y ciudadanos, las herramientas y estrategias adecuadas para la transformación positiva de las ciudades? Lamentablemente la mayoría de la ciudades no están listas para esto. Sí las ciudades y sus habitantes no generan una visión, un plan estratégico y la implementación de estas, esto detonará un declive drástico en la calidad de vida de sus ciudadanos. El arquitecto John Lund Kriken en su libro City Building, propone varios principios que deben de ser considerados para construir ciudades equitativas, competitivas y sostenibles. Algunos de sus principios son: Sustentabilidad; se refiere a la conservación-protección de recursos. La calidad del aire, agua y suelo son vitales para la salud y la productividad. Accesibilidad; facilita el intercambio económico, de servicios, bienes e ideas, generando conexiones y oportunidades. Diversidad: es la variedad de amenidades y espacios en el paisaje construido. Espacios abiertos: promueven la interacción social y promueven la regeneración de entornos naturales. Incentivos: promueve el reciclaje de zonas y edificios para revitalizar espacios sin uso o en deterioro. Adaptabilidad: asegura que el cambio y la flexibilidad de los espacios surjan a bajo costo y sin interrupción. Densidad: ciudades compactas con alta concentración de trabajo, vivienda y servicios para la gente. Identidad: generar un sentido único y memorable de lugar al realzar su belleza natural e histórica. Por lo tanto, considerar estos principios y aplicarlos, es vital para garantizar una armonía y equilibrio económico, ambiental y social. Hoy en día se requieren de nuevas visiones para crear entornos saludables y es algo que nos compete a todos.