Paradojas culturales – Perseverancia y procrastinación

Dr. Miguel Rocha Romero, director de la Maestría en Sistemas de Calidad y Productividad del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro          [email protected]

Dentro de la cultura mexicana existen los llamados supermanes. Sin embargo, no se refieren a personas con superfuerza o con altos valores morales que son atribuidos al popular personaje de los comics. En el argot popular, los supermanes son “los hombres y mujeres del mañana” que van por el mundo dejando actividades y tareas para un “mejor día”. Lamentablemente, dicha actitud mejor conocido como postergación o remolonear, está bastante extendida en nuestra cultura bajo diversas manifestaciones: impuntualidad, la habilidad para liberarnos de compromisos, facilidad para cancelar o posponer actividades. Incluso en los mejores escenarios donde se cumplen las actividades previamente programadas, en muchas ocasiones se dejan hasta que ya no se pueden posponer y en donde, cualquier imprevisto o cambio, causa que no se puedan cumplir los objetivos. Para un país que está intentando desarrollarse en el mercado global, dicha actitud es definitivamente una barrera que debe ser revisada, removida o al menos minimizada.

Y sin embargo, vivir en el mañana es una competencia de las personas exitosas y empresas de calidad. Uno de los principios de los sistemas de calidad actuales requiere que las personas, organizaciones y comunidades tengan siempre presente el mañana, pero no como un “almacén” para actividades que se pueden dejar, sino como una visión que debe ser reforzada día a día, un sueño a largo plazo que debe ser alimentado con actividades regulares hasta que se alcance.

En 1986, uno de los principios creadores de la administración de la calidad, el Dr. Edward Deming, definió en su libro “Out of Crisis” el primer principio que indica que la calidad y la competitividad de las empresas [americanas] requiere “crear constancia en la mejora de productos y servicios, con el objetivo de ser competitivo y mantenerse en el negocio, además de proporcionar puestos de trabajo”. Deming se dirigió a empresas y gobierno americano que estaba sintiendo el impacto de una competencia creciente de parte de Japón y Europa. Más recientemente, la filosofía de Manufactura Esbelta, desarrollada en base al sistema de Producción de Toyota, tiene como primer principio “basar las decisiones gerenciales en una filosofía a largo plazo, aun a expensas de las metas financieras de corto plazo” (Liker, 2004). Esta filosofía junto con sus principios ha convertido a Toyota y a otras empresas en líderes de sus mercados.

Es interesante la diferencia de enfoques hacia el “mañana”. Como profesor de una institución educativa donde se forman alumnos, creo que una de las claves de desarrollo sustentable en nuestro país va más allá de reformas en papel. El cambio de cultura es esencial para que otras estrategias de mejora de competitividad puedan diseñarse e implementarse en forma exitosa.