¿Qué esperamos de las mujeres legisladoras en el Congreso de Querétaro?

Dra. Marisol Reyes Soto, profesora del Departamento de Relaciones Internacionales,del Tecnológico de Monterrey Campus Queré[email protected]

Los efectos de las nuevas disposiciones sobre la paridad en las cuotas de género que se implementaron con las reformas al artículo 192 de la Ley Electoral del estado de Querétaro han producido sus primeros frutos. De manera inusitada, la conformación de la LVIII legislatura del Congreso del estado se convirtió en una noticia de carácter nacional debido a que sus veinticinco escaños estarán ocupados por 13 mujeres y 12 varones, en las diputaciones locales.

El Partido Acción Nacional (PAN) estará representado con 6 legisladoras que fueron elegidas mediante el voto directo en elecciones de mayoría relativa. Ellas son Daesy Alvorada Hinojosa Rosas, María del Carmen Zúñiga Hernández, Verónica Hernández Flores, Aydé Espinosa González, Leticia Rubio Morales y Atali Sofía Rangel Ortiz. Por otra parte, en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), María Alemán Muñoz Castillo ganó su escaño por la vía del voto directo, en tanto que Norma Mejía Lira, María Isabel Aguilar Morales y Leticia Aracely Mercado Herrera, obtuvieron el triunfo por la vía plurinominal. Adicionalmente participarán en el congreso Yolanda Josefina Rodríguez Otero, por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y Herlinda Vázquez Munguía, por Morena.

Investigaciones basadas en la teoría de la “masa crítica” han argumentado que cuando existe un mayor número de mujeres en una legislatura se tiende a incrementar la posibilidad de que estas ejerzan su influencia para promover leyes y decretos que afectan la vida cotidiana de otras mujeres.

En el estado de Querétaro la lista de temas de género no es corta. Se puede empezar por buscar que los presupuestos que se aprobarán para los gobiernos municipales y del estado incluyan políticas públicas que atiendan problemas críticos. Por ejemplo los feminicidios, la violencia doméstica y las desapariciones de jovencitas y niñas son temas que requiere atención inmediata. La dotación de mayores oportunidades educativas, de empleo y de desarrollo político y cultural, es otra aspiración básica para logra una paridad de género sustantiva.

Otras materias en las que a los ciudadanos nos gustaría ver cambios con el nuevo grupo de legisladoras es la aplicación de una regulación efectiva en la transparencia gubernamental y el castigo a la corrupción de los funcionarios públicos de todos los niveles a través de una mayor participación ciudadana en las contralorías sociales.

Con un ánimo crítico y constructivo estaremos siguiendo de cerca el desempeño y los cambios que traerá la nueva generación de mujeres queretanas en la política local.