Tendencias de liderazgo sostenible para las Pymes. Tres claves para lograr un 2017 exitoso

Dulce Saldaña Larrondo es profesora del Departamento de Mercadotecnia y Negocios Internacionales del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. [email protected]              Publicado en “El Financiero” el 22 de noviembre del 2016

Hay macrotendencias que afectarán a nuestra sociedad, a partir de éstas se derivan tres claves que compartiremos con usted para que su empresa bajo un liderazgo empresarial responsable logre esa ventaja competitiva tan anhelada. Euromonitor (2013) publica 10 macrotendencias para los próximos 5 años; entre ellas se visualiza un futuro político y económico incierto. Esto me recuerda al BREXIT, al referendum sorpresivo en Colombia, a un candidato estadounidense fuera de todo estereotipo.

Otra macrotendencia es el Cambio Climático; recordemos el compromiso de 175 países que firmaron en la COP21 de París. En México tenemos la Ley General de Cambio Climático y la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, solo por mencionar algunas. Trendwatching (2016) identifica la tendencia de las Marcas Reconciliadores que emergen gracias a la demanda de la sociedad por exigir que se involucren en los problemas de su entorno, y que además informen.

Ya identificadas estas tendencias es posible orientarnos a crear una estrategia para lograr un liderazgo sostenible basándonos en tres puntos clave: 1) impacto positivo en la sociedad, 2) reducción de impactos hacia el medio ambiente, y 3) ser transparentes.

En relación al primer punto; si queremos como empresa lograr una reputación positiva frente a los consumidores ocupémonos de sus problemas: indaguemos qué les preocupa, no en términos de mi producto sino de su bienestar personal y social, veamos en nuestro entorno más próximo cómo involucrarnos como empresa. Empecemos por fortalecer valores que estamos perdiendo; qué tal ser más solidarios.

En segundo término, el compromiso ambiental deberá ser fundamental; si es que queremos que nuestro negocio sea permanente en el tiempo. Cumplamos al pie de la letra nuestros compromisos de ley, ¿y si tal si vamos más allá? qué les parece hacernos cargo al 100% de nuestros residuos, paguemos, donemos, reutilicemos, reduzcamos, recolectemos, hagamos lo imposible por cuidar nuestro planeta, solo tenemos uno.

Finalmente, la transparencia -es una política establecida en el gobierno corporativo que- informa no solo sobre las actividades financieras también es para dar a conocer las prácticas, políticas, certificaciones, compromisos, logros. No solo es presumir lo bueno, también es contar nuestras dificultades, nuestros retos y cómo fueron superados. No hay que tener miedo a publicar, pensemos en que estas acciones dan mucha confianza a nuestros stakeholders, recordemos que nuestros consumidores buscan cada vez más información para tomar decisiones, así como el resto de involucrados. Si somos transparentes seguro incrementará nuestro posicionamiento y beneficiará nuestra imagen corporativa. Atender a todas las partes interesadas -desde la perspectiva empresarial y humana- nos concederá un liderazgo sostenible.