¿Tiene deuda? Resuélvala ya

Alejandra Vilches es Directora del Programa Académico de Administración Financiera del Tecnológico de Monterrey en Querétaro.   [email protected]

Hace poco, un político mexicano plagió líneas de la serie de Netflix “House of Cards” en un discurso. Si usted ha visto esta serie, la trama de la misma sigue una línea constante de búsqueda por el poder sin límites éticos o morales. Después de este hecho, y compaginando los hechos que se dan alrededor del mundo, me hace reflexionar que tal vez House of Cards está inspirado en hechos reales, mundanos, cotidianos.

Hijos de Presidentes admitiendo reuniones con abogados rusos para obtener información vil sobre el oponente a la presidencia. Políticos “presos” dándose la mano con los jueces que le dan el acta de deportación y una gran sonrisa en la boca. Personas que robaron, cuyo legado quedó grabado, volviéndose a lanzar por un puesto público. No, no es un drama escrito por un aclamado autor. Es la vida real.

Si nos vamos a desenvolver en ese tipo de dinámicas, hay que prepararnos de manera puntual como si el protagonista estuviera maquinando su estrategia. ¿Tiene deuda? Resuélvala ya. Hable con las instituciones financieras para conocer las opciones que tiene. ¿Si sabía que las tasas van al alza? Es muy probable que, si no plantea su estrategia en tema de financiamiento, el tiempo se la cobre más caro de lo que ya está pagando. ¿Piensa cambiar de carro, casa? Vea opciones. Haga proyecciones con los bancos de cuánto pagaría, y si pueden pactar una tasa fija. Hágalo ahora. ¿Quiere invertir? Hay cientos de estrategas financieros que están listos para brindarle información. Si no entiende nada, pregunte todas las veces que sea necesario: es su dinero, usted es el cliente, no es al revés. Y la más importante de todas: ¿va a votar? Infórmese. ¿Por quién está votando? ¿Qué ha hecho? Pero si usted piensa que todos son iguales y que no votará, lamento decirle que estará dejando su futuro y el de sus seres queridos en esos villanos de serie que no hacen más que hundir a un país. Recuerde, la vida real es más cruda que cualquier serie que pueda estar viendo, y le puede dar el peor desenlace si no está preparado para lo que viene.