Una posible explicación del proteccionismo de Trump y la situación económica actual

La Dra. Martha Rangel Salas es directora del Departamento de Contabilidad y Finanzas Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro y presidenta IMEF, Querétaro.

En las reuniones anuales de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) que se llevaron a cabo el fin de semana pasado se habló sobre todo de 4 factores que imperan en la economía mundial actual; La productividad, la política, el populismo y el proteccionismo. Las 4Ps de la geopolítica del 2017.

Toda esta actitud de las 4P’s se puede deber en gran parte a la falta de productividad que algunos países, en especial los más desarrollados, han presentado en años recientes. No han crecido como en el pasado o como los países menos desarrollados lo están haciendo. ¿Y quién es el culpable? Las mazas necesitan culpables, se puede generar un pensamiento, como el de Donald Trump, quien dice que esta baja en el crecimiento es debido a los tratados internacionales, que son menos beneficiosos para los E.E.U.U. que para sus aliados y también debido a los inmigrantes, ambas razones confirmados por el patriotismo y racismo intrínseco americano. Esto a su vez ha desencadenado al populismo americano y al proteccionismo, el cerrarse o renegociar acuerdos para beneficiar su economía interna, más parecido a un pensamiento económico del pasado que a las tendencias de globalización del siglo XXI.

Estas 4 P’s son completamente visibles en la situación actual de Estados Unidos, y que se ha permeado hasta Europa, específicamente con Francia y la gran cantidad de personas que apoyan a Marine Le Pen y sus políticas de proteccionismo, quien se posicionó en segundo lugar en las elecciones presidenciales del pasado domingo, muy de cerca de Emmanuel Macron.

Sin embargo, personalmente no creo que el proteccionismo sea la respuesta a la desaceleración económica, sino más bien el apoyo interno para la competencia internacional y la búsqueda de acuerdos nuevos que sean beneficiosos para ambas partes y nunca unilaterales, cada vez con menos barreras, que permitan el comercio exterior e impulsen el incremento en competitividad en todas las industrias.

Para terminar, considero importante la tensión política actual derivada de los encuentros bélicos entre los E.E.U.U. con Siria y Afganistán, así como el envío de un porta aviones americano cerca de Corea del Norte. Si bien las ideas políticas de Trump se han visto cada día menos aceptadas por su congreso, y comienzan a tener menos rating en los titulares de la incertidumbre mundial, estos actos podrían desencadenar problemas más serios para el desarrollo de la economía global y las relaciones internacionales.